Esa mujer que te busca

 

He descubierto una nueva luz en tu mirada,

ya no encuentras tiempo para besarme,

tus palabras ,ya no son mis canciones,

cuando sueñas , no es mi nombre el que cantas,

y el sudor de tu cuerpo, lo enjugan otras sabanas.

 

Siento celos de ese perfume que te embriaga,

envidio esas manos acariciando tu espalda,

esa desnudez ,que aún no tiene la piel surcada,

esa boca que devoras con tanta ansia ,

mientras yo en mi lecho lloro desesperada.

 

¿Quién es esa sirena , que tiene tus ojos vendados?,

ella te hace gozar y yo siempre me siento cansada,

para mi , nunca existe una palabra de alivio,

me rechazas cuando te suplico una caricia,

y a ella la subes en un altar para admirarla.

 

Esa mujer no estaba a tu vera cuando agonizabas,

cuando  yo sin dormir,  no me apartaba de tu lado.

No estaba ,cuando no teníamos  apenas que comer,

y  tuve que  mendigar  con los ojos avergonzados .

Ahora …a ella le sobra  lo que yo no disfrutaba.

 

Estoy navegando  sin sentido en un mar abierto,

ahogándome en la espuma que tu me lanzas,

observando como eres un mentiroso fantasma,

sobre mi  alfombra, siento como se apagan las brasas,

y  percibo  la bruma envolviendo mi alma.

 

Te veo en el horizonte agitando un pañuelo,

siento la soledad golpeando  insistente mi ventana,

diciéndome adiós , con tu  eterna sonrisa falsa,

te refugiarás en los brazos  piadosos de ella,

y  solo me dejarás , la incertidumbre del mañana.

 

                                                                                   Isabel Manzano